Piscofertilidad Natural explica en qué consiste la donación de óvulos

Dentro de todos los problemas que existen que afectan a la fertilidad, uno de ellos, es tener mala calidad de óvulos. "En los últimos 7-8 años, es el problema que nos encontramos los profesionales de la fertilidad con más asiduidad, y tiene sus razones, claro", explica la bióloga y embrióloga Antonia González, CEO de Psicofertilidad Natural.

"La primera, que la mujer está dejando la maternidad en un segundo plano, y eso tiene sus consecuencias. La edad media de buscar el primer hijo cada vez es más avanzada, y todas las mujeres deberíamos de saber que a partir de los 35 años nuestra fertilidad empieza a decaer, y eso implica que la carga genética, y la calidad de nuestras células reproductoras, cada año empeora", argumenta.

"Y hablo de la mujer porque la biología en el hombre es mucho más benévola, ya que la calidad del esperma tiene una vida más longeva que en las féminas", aclara.

Además –continúa- "cada vez más estudios relacionan la mala calidad ovocitaria con los químicos y tóxicos que nos relacionamos cada día, lo que provoca un estrés oxidativo en todas nuestras células, incluido los óvulos. Y no debemos olvidar el estrés crónico, que vivimos como normal", recuerda.

Si la mujer tiene alteraciones hormonales o ha intentado varios tratamientos con sus propios óvulos, o directamente tiene más de 42-43 años, "en estos casos, los profesionales recomendarán que se someta a un tratamiento de reproducción asistida conocido por Ovodon, o lo que es lo mismo, recepción de óvulos de donante", explica.

¿Cómo se realiza el proceso?
Se selecciona a una mujer entre 18 y máximo 35 años que tenga fertilidad probada, ya sea porque ha sido madre o porque se le realizan las pruebas de fertilidad adecuadas que así lo aseguran. La donante, previamente al proceso, se somete a un estudio genético, análisis de enfermedades transmisibles, estudio hormonal y estudio psicológico.

"Una vez ha pasado todas las pruebas entra en la base de donantes de la clínica en cuestión, y queda a la espera de tener una receptora compatible, es decir, que tengas grupo sanguíneo compatible y características físicas similares, y entonces empieza todo el proceso", explica.

A la donante se le administra una medicación hormonal, para estimular los ovarios, para así conseguir varios óvulos en un mismo ciclo, durante toda la estimulación ovárica se le realizan análisis hormonales y ecografías vaginales, para controlar que todo es correcto y que la donante tiene la dosis adecuada de hormonas, ya que si hay un exceso de hormonas puede provocarle una hiperestimulación ovárica, o si hay un defecto de las mismas, no responderá adecuadamente y se tendría que cancelar el ciclo de estimulación.

Una vez los folículos (bolsa que contiene el ovulo) han crecido lo suficiente y están a punto de ovular, a la donante se le administra otra hormona para que ovule un día y hora específico, y justo en ese momento entrará en quirófano para extraer los óvulos producidos.

La extracción se realiza bajo sedación y tiene una duración aproximada de 20-30 minutos.

En el momento que el embriólogo tiene los óvulos de la donante los lleva al laboratorio y los fecunda con el esperma de la pareja que está recibiendo estos óvulos (en algunos casos de mujeres que quieren ser madres solteras o que existen patología masculina, con esperma de donante). Y ya solo queda esperar que fecunden y que se desarrollen los embriones, y en el día 3º o 5º de vida del embrión, se transfiere al útero de la receptora, y ya solo queda esperar 12-14 días para saber si se ha producido el embarazo o no.

En realidad es una fecundación in vitro, exactamente igual, pero la estimulación la realiza la donante.

"Como decía anteriormente, esta técnica, ovodón, es las más demandada hoy en día en las clínicas de reproducción asistida, y además es la técnica de reproducción asistida con el mayor porcentaje de éxito, según el centro ronda entre el 65-75% de embarazos conseguidos", explica.

La donación de óvulos en España es anónima y altruista, la donante recibe una compensación económica por los gastos y molestias ocasionadas, ya que la ley española de reproducción asistida así lo determina. "Nuestro país es uno de los reclamos internacionales en cuanto a esta técnica, ya que muchos países prohíben la donación de óvulos, o la donación no es anónima, lo que hace que las mujeres no quieran recurrir a este proceso en su país", explica González.

Además –agrega-"esta técnica despierta muchas emociones encontradas y opiniones opuestas, pero es cada mujer que va a recibir óvulos de donante la que debe tomar decisiones sin sentirse influenciada por la pareja, el profesional, o la clínica, ya que es una decisión que les cambiará la vida para siempre, es un acto que debe de ser muy meditado, y debe sentirse libre totalmente para hacerlo", afirma la embrióloga.

"En mi caso, que ya no me dedico a la reproducción asistida, preparo a las mujeres o parejas para que la tasa de éxito de los tratamientos sea más elevada, porque no solo se trata de tener unos óvulos de calidad, además tiene que estar todo perfecto para que el embrión quiera quedarse, para que se produzca la implantación embrionaria correctamente. Y en muchísimas ocasiones nos encontramos en consulta con mujeres con miedos, emociones yuxtapuestas, que por supuesto tienen que trabajar y resolver antes de realizar ningún tipo de tratamiento. La recepción de óvulos de donante es una oportunidad más que ofrece la ciencia para ser madre, sí, pero solo si la mujer está segura de ello", concluye.


Fuente original: Comunicae.es.

comunicae