Nuevos estudios respaldan la estimulación ovárica personalizada en los tratamientos de FIV

La estimulación ovárica personalizada, realizada con diferentes tipos de hormonas, aumenta el éxito de los tratamiento de fertilidad en mujeres de edad avanzada o con insuficiencia precoz de los ovarios, según dos estudios publicados por el doctor Jan Tesarik y la doctora Raquel Mendoza-Tesarik, directores de la clínica MARGen de Granada, en las revistas Journal of Gynecology and Womens’ Health y Human Reproduction. Este tipo de tratamiento se ha respaldado en otro estudio publicado recientemente por un grupo de científicos y médicos italianos en la revista Scientific Reports.

Tanto el equipo español como el italiano coinciden en que las mujeres de edades avanzadas y las con una insuficiencia precoz de los ovarios pueden beneficiarse de la utilización conjunta de preparaciones hormonales con la actividad de la hormona foliculoestimulante (FSH) y de otras que contienen la hormona luteinizante (LH).

Según el equipo de la Clínica MARGen, la relación entre ambos tipos de preparaciones hormonales se debe determinar tomando en cuenta el número y el tamaño de los folículos presentes en los ovarios y la concentración de LH en el suero, de acuerdo con una evaluación realizada 1-2 días antes de empezar la estimulación. Estas evaluaciones se tienen que repetir durante toda la estimulación y tras cada evaluación hay que ajustar la proporción entre las cantidades de FSH y de LH administradas. Esta estrategia es una de las piezas clave del protocolo CARE (Customized Assisted Reproduction Enhancement) desarrollado por la clínica MARGen.

Los investigadores italianos han utilizado datos publicados previamente por el grupo granadino para alcanzar un equilibrio idóneo entre diferentes hormonas en los folículos. En particular, la relación entre las concentraciones intrafoliculares de estrógenos y andrógenos determina la calidad de los óvulos correspondientes y su futuro potencial de desarrollo, después de ser fecundados.

Según el doctor Tesarik y la doctora Mendoza-Tesarik, “El estudio del equipo italiano corrobora una parte de nuestro protocolo CARE, demostrando que es importante elegir una relación adecuada entre las preparaciones de FSH y LH administradas para realizar la estimulación ovárica. Sin embargo, esta medida representa sólo una parte del protocolo CARE que incluye muchos más factores para adecuar los tratamientos de FIV a la condición particular de cada pareja, tanto de la mujer como del hombre”.

Según el equipo de MARGen, CARE contempla no sólo los protocolos clínicos para la estimulación ovárica sino también los métodos de laboratorio utilizados en el diagnóstico previo a la tentativa de FIV como la técnica de la micro manipulación celular para fecundar los óvulos, el cultivo de los embriones y el seguimiento de las pacientes después de la trasferencia de embriones. “En algunos casos – señalan los doctores- es necesario controlar los valores hormonales en la sangre de estas mujeres durante varios meses después de la transferencia y corregir eventuales irregularidades para evitar un aborto espontaneo”.


Fuente original: Comunicae.es.

comunicae