Mapanda da algunos consejos sobre qué regalos hay que hacer a un niño según su edad

  • Los juguetes de madera permiten al niño aprender conceptos como las formas, el peso, los colores e incluso el ritmo.
  • Los sonajeros y mordedores de tela ayudan al bebé a desarrollar sus habilidades motoras, lingüísticas, cognitivas y sociales.
  • Para los niños, los peluches tienen personalidad, sentimientos y voluntad propia lo que les dará seguridad en momentos de cambios y transición.

 

Madrid, 27 de diciembre de 2018. Con la llegada próxima de los Reyes Magos son muchos los padres que se preguntan, '¿qué tipo de regalos debo hacer a mi hijo en función de su edad?' En Mapanda quieren que los Reyes acierten de lleno y es por eso que ofrecen algunas ideas de juguetes educativos y estimulantes para los niños según su edad.

Los juguetes de madera

Con formas geométricas, números, animales, vehículos, … son muchos los juguetes que actualmente se pueden encontrar en los comercios hechos de madera natural. Este tipo de juguetes además de creativos y originales, permiten al niño su estimulación, pues con ellos aprenderán conceptos básicos como las formas, el peso, los colores e incluso el ritmo, sobre todo por ciertos juegos musicales de madera. Pueden ser perfectos para cualquier edad, en función del tamaño de las piezas y del peso de las mismas. Cada fabricante establecerá el rango de edad recomendado.

 

Regalos para el primer año

Para el primer año de cada hijo todo es una estimulación y una ayuda a su desarrollo y crecimiento. Cantarle una simple canción o estar rodeado de juguetes como sonajeros, mordedores o muñecos musicales de tela son buenas opciones para que un bebé desarrolle sus habilidades motoras, lingüísticas, cognitivas y sociales. En Mapanda proponen un regalo muy completo, las mantitas o gimnasio de juegos. Se trata de una manta que, rodeada de muñecos con diferentes texturas y colores, permite al pequeño interactuar con ellos y al mismo tiempo emiten sonidos lo que estimulará su curiosidad por esas voces o música.

 

Los peluches, una buena opción para regalar

Para los niños, los peluches tienen personalidad, les atribuyen sentimientos y voluntad, lo que favorece que el niño experimente emociones y forme su propia personalidad. Los peluches son considerados como juguetes de transición, pues permiten al niño sobrellevar momentos de cambios, por ejemplo para los primeros días de guardería o el cambio de domicilio. Un osito de peluche o una muñeca de trapo se convierten en objetos entrañables que darán al niño cierta seguridad y lo reconfortará en momentos de ausencia de sus padres.

 

Juguetes para niños hasta los 4 años

Entre los 2 y los 3 años, los niños necesitan juegos de compartir y de mucha actividad con los que puedan expresarse. Los clásicos nunca fallan: herramientas de plástico con poco peso, pizarras imantadas para colocar figuras o libros para colorear y dibujar son buenas opciones. Con estas edades los niños ya empiezan a expresarse, aunque con un vocabulario reducido. Ya con los 4 años los niños pueden disfrutar y desarrollar su creatividad e imaginación con los disfraces de sus personajes favoritos. Los juegos de mesa básicos y para jugar en familia pueden ser buenas opciones a partir de los 4 años. Potenciarán su sociabilidad y empezarán a conocer el concepto de las reglas y normas.

 

La bicicleta y los juegos de deportes

Según los expertos, a partir de los 5 años es la edad perfecta para que los niños empiecen a desarrollar sus habilidades físicas con el deporte. Balones, bicicletas o patines son buenos regalos, siempre que se adapten a la talla y edad del pequeño. La bicicleta, por ejemplo, debe llevar los ruedines extras para que el niño pueda aprender a pedalear y desplazarse con seguridad e ir poco a poco aprendiendo a mantener el equilibro. No hay que olvidar pedir a los Reyes Magos el casco, las rodilleras y las coderas. ¡Toda precaución es poca!

 

Juegos y cuentos interactivos

Si de algo están capacitados los niños de hoy en día es el saber manejar a la perfección las herramientas digitales, por lo que los juegos interactivos son una buena opción casi a cualquier edad, especialmente a partir de los 3 años. Los juegos interactivos son educativos, ya que ayudan a estimular la memoria, mejoran la concentración y fomentan la creatividad de los más pequeños. Un buen ejemplo lo encontramos en la firma de ropa infantil Mapanda, cuyas prendas incluyen cuentos con los personajes de estampados accesibles a través de un código QR.


Fuente original: Comunicae.es.

comunicae