Los mejores móviles de inspiración Montessori para la habitación del bebé, según tu Guía Montessori

Miriam Escacena, Ingeniera de profesión y MBA, es madre de dos hijos y este hecho le hizo replantearse su vida de un amanera totalmente radical dejando de lado su profesión para dedicarse a su otra pasión: los niños y la educación. Nació así Tu guía Montessori, una plataforma de formación de dicha pedagogía.

La fundadora de esta metodología siempre entendió la educación infantil de una manera integral desde los cero años y cuyo protagonismo recae siempre en el niño. Tu guía Montessori recuerda a padres que deseen educarlos en esta corriente que esto "debe comenzar desde que son bebés". Y, por ello, recomienda unos móviles para estimular a los niños desde el principio.

"Vivimos en la era de la tecnología y en la que no nos falta de nada, pero a veces caemos en el error de dar todo hecho a los niños, privándoles de la oportunidad de imaginar, deducir, razonar...", explica Escacena.

"Desde que tenemos la noticia de que vamos a convertirnos en padres invertimos tiempo y dinero en preparar la habitación del bebé -reflexiona la experta- dejándonos llevar por las necesidades que nos han creado, cuando en realidad lo único que necesitará nuestro hijo al nacer será el regazo de su madre".

"Aún así -continúa- preparamos todo con mucha emoción: la cuna, el capazo, o la minicuna, (aunque quizá termine haciendo de guardarropa si optamos por el colecho), la hamaca, la trona, el parque, etc".

Además de elementos decorativos como los famosos móviles sobre las cunas, que a día de hoy tiene música y luces que se reflejan por toda la habitación. Pero, realmente, muchos expertos (y no pocos padres), se preguntan si todo esto es realmente necesario.

María Montessori asemejaba las cunas a las cárceles, ya que obligan a los pequeños a mirar un techo en el que no ocurre nada, además de que no permiten fomentar su autonomía puesto que no pueden salir sin ayuda.

Tipos de móviles estilo Montessori para estimular a los bebés
Si se quiere utilizar este tipo de móviles no hace falta instalarlos en una cuna, de hecho, es más interesante colocar una armella en el techo para poder colgarlos e ir cambiándolos según va madurando el bebé.

La pedagogía Montessori se basa en la observación para detectar las necesidades y los intereses de los niños, con el objetivo de preparar el ambiente cuidando al máximo cada detalle para que el aprendizaje suceda de forma espontánea, nada se deja al azar.

Los móviles no se colocan en la línea vertical de la cabecita del bebé, si no más bien sobre su vientre, para que el ángulo de su mirada sea el más natural posible, sin tener que girar el cuello. De este modo, es mucho más fácil captar su atención, por supuesto cuando sus necesidades estén cubiertas al 100%, (de nada sirve intentar estimular al bebé con un móvil si tiene hambre o sueño).

Una vez que el móvil atrapa la atención del bebé, se recomienda disfrutar de la observación evitando otras distracciones.

Hay dos tipos de móviles de inspiración Montessori:

Móviles visuales: su objetivo es favorecer el desarrollo de la vista; la capacidad de enfocar objetos en movimiento y seguirlos con la mirada, la percepción de los colores y la profundidad.

Móviles táctiles: su objetivo es trabajar la coordinación ojo-mano, y para ello se deben colocar a una altura en la que el bebé pueda golpear las piezas del móvil y hacer que giren y se balanceen.

Los visuales:

Móvil Munari: el móvil de contrastes de Bruno Murani se utiliza desde el nacimiento hasta las 5 o 6 semanas de vida, y se basa en imágenes de figuras geométricas en blanco y negro y planas, sin ningún otro color, con el objetivo de comenzar a educar el sentido de la vista. Apenas se necesita una varilla, hilos y cartulinas, (y una pequeña esfera de plástico que se puede encontrar fácilmente en una tienda de manualidades).

Móvil de octaedros: se suele utilizar a partir de las 5 o 6 semanas, cuando la vista del bebé ya puede diferenciar algo mejor los colores. Con este móvil se le ofrecen los tres colores primarios además en formas geométricas con volumen, a diferencia de los móviles anteriores que ofrecían imágenes planas en blanco y negro. También muy sencillo de preparar con papel brillante.

Móvil Gobbi: creado por Gianna Gobbi, colaboradora de María Montessori. Se suele utilizar entre los dos y los cuatro meses, edad en la que el bebé distingue mejor los colores y sus diferentes tonalidades, y con este móvil puede trabajar esa nueva capacidad además de la percepción de la profundidad de campo, ya que las bolas están a diferentes alturas. Se puede hacer rodeando esferas con hilos o utilizando pintura para simularlos.

Si aún se tienen dudas, en este vídeo se puede ver cómo funciona.


Fuente original: Comunicae.es.

comunicae