La Fisioterapia reivindica su papel en el tratamiento integral del Alzheimer

La Fisioterapia reivindica su papel en el tratamiento integral del Alzheimer

Con motivo de la celebración del Día Mundial del Alzheimer, el próximo sábado 21 de septiembre, el Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España (CGCFE), quiere apoyar las reivindicaciones de CEAFA (Confederación Española de Alzheimer), que con el lema “#Evolución”, promueve la sensibilización sobre esta enfermedad, así como sobre sus consecuencias sociosanitarias, fomentando la prevención de esta patología, que afecta a 4,5 millones de personas en España, incluyendo los pacientes y sus familiares, que se ven fuertemente afectados por la enfermedad.

Según la información de CEAFA, todos los factores relacionados con el Alzheimer van evolucionando, así como las consecuencias que genera en las personas y en la sociedad en general. Con el paso del tiempo se han ido introduciendo nuevos perfiles demográficos, que generan nuevas necesidades, lo que crea la demanda de actualizar los cuidados y atenciones a estos pacientes. La esperanza de vida se está ampliando, pero esto implica también que la población se envejece y la edad sigue siendo el principal factor de riesgo para sufrir demencia. Actualmente, esta enfermedad representa más del 60% de la dependencia en España y supone un coste anual de 35.000 millones de euros, según los datos de CEAFA.

En este contexto, el CGCFE recuerda que la fisioterapia ayuda a tratar el Alzheimer desde los estadios iniciales, en los cuales el paciente se encuentra más receptivo al ser la afectación menor y puede participar en actividades individuales o en grupo de psicomotricidad, coordinación estática y dinámica, de manera lúdica y divertida, apoyada en la música, baile o diversos juegos en los cuales consigan interactuar unos pacientes con otros.

Conforme la enfermedad va avanzando, cobra vital importancia la necesidad de preservar la mayor autonomía en las AVD (actividades de la vida diaria) y en la independencia de la persona, intentando retrasar lo máximo posible el apoyo de una tercera persona, familiar o cuidador.

Y ya en una fase final, la labor del fisioterapeuta irá encaminada a evitar la aparición de rigideces articulares y alteraciones musculo esqueléticas, como consecuencia de la inmovilidad, haciendo hincapié en el asesoramiento a familiares y cuidadores en el cuidado diario del enfermo, con la enseñanza de los adecuados cambios posturales, movilizaciones, fisioterapia respiratoria y del correcto manejo del paciente y de su entorno.

También se debe incidir en la importancia que tiene que la Fisioterapia forme parte de los equipos multidisciplinares sanitarios, destacando la importancia del ejercicio terapéutico siempre bajo la supervisión del fisioterapeuta, adaptándolo tanto al estadio en el que se encuentre la enfermedad, como al grado de tolerancia al ejercicio que tenga el paciente.

Por otro lado, el CGCFE se une a las principales reivindicaciones de la CEAFA, que considera fundamental la aprobación del Plan Nacional de Alzheimer y otras demencias, así como que la investigación siga avanzando en busca de la cura de la enfermedad y de la mejora de la calidad de vida de las personas, sin olvidarnos de dar un apoyo integral al familiar cuidador, tanto desde el punto de vista de apoyo psicológico y emocional, como con medidas económicas encaminadas a dotar convenientemente a las asociaciones y a los familiares de descansos y respiros para poder ser capaces de sobrellevar lo mejor posible, el día a día y la evolución de esta difícil enfermedad.


Fuente original: Comunicae.es.

comunicae