La depresión puede llegar en edades infantiles, por Dessirée Urbano

Así lo señalan datos de la Organización Mundial de la Salud que subraya que ‘‘más de la mitad de los que la padecen” no recibe el tratamiento adecuado.

España el cuarto país en Europa
En el caso de España y siguiendo los datos presentados, se habla del cuarto país europeo afectado por esta patología en donde se estima más de 2 millones de afectados.

Por otro lado, y de manera más importante esta patología está alcanzando también a niños y adolescentes por todo el mundo. Según datos publicados por la OMS el 2% de niños entre 6 y 12 años la padece, una cifra que crece exponencialmente entre adolescentes de 12 a 14 años con un porcentaje del 4 al 6%. Otro dato que podría vincularse con dicha situación es el hecho de que en 2015 casi el 40% de las muertes violentas infantiles fueron por suicidio que es una grave consecuencia de la depresión.

Para abordar esta enfermedad silenciosa, la OMS apunta a la prevención y al servicio de profesionales especializados en las primeras fases con síntomas. “Para prevenir la depresión infantil se encuentran programas escolares que promueven un modelo de pensamiento positivo entre los niños y adolescentes”, mencionan en la web oficial. “El trabajar a través de sesiones dirigidas a los padres de niños con problemas puede reducir los síntomas depresivos y mejorar los resultados de sus hijos”.

Tratamiento especializado en psicología infantil
La detección de este trastorno en niños y adolescentes no es fácil. Su inestabilidad emocional debido a la falta de madurez dificulta esta tarea. Por eso es necesario recurrir a un especialista en psicología infantil con formación y experiencia.

Por ejemplo, desde la Clínica de Psicólogos Málaga Dessirée Urbano, un centro especializado en Neuropsicología Clínica Infantil, se trabaja la psicología infantil desde todos los ángulos y de forma personalizada. “Trabajando de esta forma se asientan las bases que permite la evaluación, diagnóstico y recuperación de pacientes con patologías depresivas durante la infancia y la adolescencia”, explican.


Fuente original: Comunicae.es.

comunicae