Expertos señalan un sistema de administración vesical de fármacos para reducir la incidencia del cáncer de vejiga

Entre el 70 y el 75% de los casos de cáncer de vejiga se pueden atribuir al consumo de tabaco y hasta un 20% a exposiciones ocupacionales, como es el caso de trabajadores en contacto con gomas, tintes, pinturas o metales. Y el 65% de los casos se registran en países desarrollados.

A pesar de que el 80% de los tumores vesicales son superficiales cuando son diagnosticados, el índice de progresión y recidiva en este tipo de cáncer es muy elevado, afectando a capas más profundas de la pared vesical.

Cuando se diagnostica un cáncer de vejiga, el tratamiento fundamental es la realización de una RTU (Resección Transuretral), que consiste en extirpar el tumor de la pared vesical y realizar posteriormente sesiones de instilaciones endovesicales con quimioterapia o inmunoterapia, dependiendo del grado tumoral. Aunque estas sesiones tienen el fin de evitar la recurrencia de este tipo de cáncer, más del 70% de los pacientes sometidos a una RTU padecen la reaparición del tumor.

Reducción de la reaparición del cáncer de vejiga
Los dos medicamentos más utilizados en la prevención de la recidiva del cáncer vesical tras una RTU son Mitomicina C y BCG (Bacilius Calmatte-Guérin), dependiendo del grado del carcinoma y del riesgo de recidiva.

Diferentes estudios recomendados por la EAU (European Association of Urology), la AEU (Asociación Española de Urología), así como publicaciones especializadas nacionales e internacionales sitúan al sistema EMDA (Electromotive Drug Administration) como una técnica segura, no invasiva e indolora para la administración vesical de fármacos en pacientes con cáncer de vejiga no músculo-infliltrante. Esta técnica mejora significativamente el tratamiento de quimioterapia intravesical ya que consigue una mayor penetración del fármaco en la zona deseada, muy superior al tratamiento estandarizado.

La efectividad clínica de EMDA radica en la reducción de la reaparición de este tipo de cáncer, llegando a disminuir la recidiva en un 35%. Esta técnica se aplica en el mismo momento en el cual se realizan las instilaciones endovesicales de Mitomicina C, consiguiendo, mediante el principio de electro osmosis e iontoforesis, transportar los elementos ionizados y no ionizados del fármaco hasta el origen de la tumoración.

Con solo una instilación de EMDA Mitomicina C previa a una RTU se consigue una reducción de la reaparción del cáncer de vejiga, según indican distintos estudios clínicos publicados en diferentes publicaciones especializadas.

El Instituto Valenciano de Oncología (IVO) celebra, el próximo 16 de mayo, las jornadas sobre EMDA, a cargo del Grupo de Investigación de Tumores Urológicos liderado por el Dr. Rubio y Dr. Domínguez. Durante la jornada se tratarán las ventajas del tratamiento quimiterápico con el sistema de administración de fármacos EMDA, así como la observación del efecto de la quimioterapia instilada con EMDA dos horas antes de la intervención de resección transuretral.


Fuente original: Comunicae.es.

comunicae