En los últimos doce meses más de 100 pacientes han sido tratados de hiperhidrosis en Clínicas León

La hiperhidrosis, es un problema bastante común en una gran cantidad de personas, y está definido como el exceso de sudoración o como la transpiración excesiva que se produce de una forma espontánea, es decir que no está causada por temperaturas altas, por estar practicando deporte o por estar en tensión emocional, sino que se suda sin ninguna causa aparente.

La sudoración es algo imprescindible en el cuerpo humano, ya que sirve para controlar la temperatura corporal, por lo tanto cuando el cuerpo necesita liberar calor se produce la transpiración y el refrescamiento de la piel, partir de la evaporación, es decir del sudor.

Por lo tanto, que las persones suden cuando están realizando alguna actividad física, cuando están nerviosos o cuando hace calor, es algo totalmente normal, el problema es cuando este problema aparecer diariamente, ya que puede causar otros problemas como por ejemplo estrés y ansiedad o afectar a la persona en su vida laboral, académica y social.

Las partes del cuerpo en las que más afecta el problema de la hiperhidrosis son en las palmas de las manos, en las plantas de los pies, en el cráneo y el rostro y en las axilas, ya que son las más sensibles a los estímulos psicológicos.

Aproximadamente entre el dos y el tres por ciento de la población sufre este problema, pero únicamente buscan asesoría médica el 40% de estas personas debido a que es una enfermedad poco visible, pero que por el contrario, puede acarrear graves problemas en las personas que lo sufren.

Existen diferentes tratamientos para solucionar este problema pero de todos ellos, el más eficaz y radical es la simpatectomía torácica, que se realiza a partir de la toxina botulínica del tipo A o también conocido como Botox. Este tratamiento, es utilizado especialmente en las axilas y se realiza inyectando pequeñas dosis de botulínica purificada en las axilas, consiguiendo así que se bloqueen de forma temporal los nervios encargados de estimular la sudoración.

Este proceso se debe repetir aproximadamente cada seis meses o cada vez que vuelvan a aparecer los síntomas de la hiperhidrosis y un gran punto a favor es que por lo general este tratamiento no tiene ningún tipo de efecto secundario.

Una de las grandes especialidades de Clínicas León, es ofrecer este tiramiento, y gracias a la calidad de todos los trabajos que realizan y al trato recibido por todo el personal quilificado de sus clínicas, ya son más de cien personas en los últimos doce meses, que han acudido a Clínicas León, para comenzar el tratamiento de la hiperhidrosis.

Todas las personas que se han realizado este tratamiento, están muy contentas con el resultado y recomiendan realizarlo.


Fuente original: Comunicae.es.

comunicae