El 65% de lentes vendidas en España son índice 1.5, el más común en niños, y no ofrece protección UV total

El Día Universal del Niño (20 noviembre), es un día de celebración por los avances conseguidos, pero, sobre todo para concienciar sobre la importancia de trabajar por el bienestar de la infancia.

Como empresa socialmente responsable dedicada a la salud visual, la misión de ZEISS también es la prevención para mejorar la salud visual de los niños, en este periodo y a lo largo de la vida. Un exceso de exposición a los rayos UV de los ojos en los primeros años de vida puede devenir en patologías oculares favorecidas por su efecto acumulativo: catarata, pterigium, melanoma o fotoqueratitis, o en otras alrededor del ojo: pinguécula, melanoma, fotoenvejecimiento o carcinoma.

Cuando los padres piensan en proteger a sus hijos de los rayos UV, lo hacen en cremas la piel en los días de calor. Sin embargo, piel y ojos son sensibles a la radiación UV cuando brilla el sol, y en la sombra. No solo al mediodía, sino todo el día, todos los días. En un día nublado, de otoño o invierno, la radiación UV puede llegar al 70 o 75% a nivel del suelo por reflejo y dispersión. El agua refleja hasta el 20% de la radiación UV; la nieve fresca, cerca del 88%, la arena del parque hasta el 25%, y una cancha deportiva hasta un 12%.

Como su piel, los ojos de los niños son especialmente sensibles a los rayos UV. Cuando se cumplen 20 años, se ha absorbido casi tanta radiación UV como la que se habrá absorbido entre los 20 y los 60 (2). Los ojos de los niños son 7,5 veces más vulnerables a los efectos dañinos de los rayos UV. La naturaleza inmadura de su cristalino hace que la transmisión de esta radiación sea de hasta un 75%, en el caso de niños menores de 10 años, en comparación con el 10%, en los mayores de 25 (3).

Expertos en visión coinciden en que una de las formas más eficientes de prevenir enfermedades relacionadas con los ojos es el uso de lentes oftálmicas (los cristales de las gafas) con protección UV total hasta 400 nanómetros, como la define la OMS, comenzando en la infancia. Las lentes oftálmicas varían en su capacidad para filtrar la radiación UV. Mientras algunas de alto índice hacen un trabajo razonable, el material estándar 1.5 solo filtra hasta 355 nm. Más del 50% de las lentes orgánicas vendidas en España son de índice 1.5 (1), el más común entre los niños, y no proporcionan una protección UV total.

Desde el 1 de mayo, cualquier lente transparente orgánica de ZEISS cuenta con un nuevo estándar en salud visual. La Tecnología ZEISS UVProtect ha logrado que, por primera vez, cualquier lente orgánica trasparente de la marca cuente con protección total de hasta 400 nm, de serie. 100% protección, 100% preocupación por la salud visual, también en optometría infantil.

(*) Ver referencias científicas en el dossier de prensa adjunto.


Fuente original: Comunicae.es.

comunicae